Entrevista amb Ronaldinho



Arribo a casa de Ronaldinho a les 7 de la tarda, tal i com haviem acordat. És una casa gran amb un jardí molt bonic. Quan arribo a la porta de la finca, un home barbut amb una camisa de pana m'identifica i m'obre les portes. Aparco el cotxe al costat d'un Hummer negre i em dirigeixo cap a la porta d'entrada. Un segon home barbut amb camisa de pana m'obre la porta i m'indica una cadira on puc esperar que l'astre brasiler em vingui a rebre. Apareix Roberto de Assís a saludar-me.

-Hola hermano, dame la cartera por favor

-Claro claro -que jo li responc- aquí tienes.

Ell l'agafa, la buida, es posa ràpidament a la butxaca tots els diners que hi porto (incloses les monedes) i amb un somriure d'orella a orella em fa entrar a una de les sales d'estar de la casa.

-Muchas gracias, disculpa las molestias, puedes pasar cuando quieras.

Entro a una sala d'estar molt bonica i de seguida veig a Ronnie vestit completament de blanc assegut en una gran butaca de pell negra, menjant-se una bossa de pipes Churruca A l'altra banda de la sala hi ha la seva mare mirant un culebrot colombià mentre fa uns peücs de mitja.

Ronaldinho.- Hola David, como vamos! Ya te estaba esperando -que em diu ell de seguida-.

David.- Hola Ronnie, ¿qué tal? Vamos a empezar la entrevista si te parece, que hoy tengo mucho trabajo.

R.- Claro, claro, es lo que tiene tener que hacer lo que te dicen tus jefes para cobrar a fin de mes.

D.- Vamos al grano. Así que al final te marchas al Milan?

R.- Ah nosé, yo no sé nada tío. A mi me llevan. Yo me dejo llevar.

D.- Pero algo tendrás tu que decir

R.- Eso lo lleva mi hermano, yo solo me dedico a jugar. Bueno, es un decir.

D.- ¿Pero a ti te gusta el Milan verdad? Recuerdo habertelo oído alguna vez.

R.- Si quieres la verdad, a mi Milan me la pela. Si que es verdad que es un gran club de futbol, que tiene muchos trofeos, muchas copas de europa blablabla, pero he oído que allí hay que entrenar mas de dos horas diarias.

D.- No te preocupes, tienen unos gimnasios muy bien equipados.

R.- (després d'una gran rialla incontinguda) Eso dicen, eso dicen... Habrá que probarlos! (torna a riure incontroladament)

D.- Pero tu tienes ganas de irte del Barça realmente?

R.- (em mira amb cara de sorpresa) ¿Tu crees que puedo quedarme más tiempo? ¿De verdad lo crees?

D.- En principio esto dependería de ti

R.- ¿¡Sí o qué!? ¿Puedo quedarme mas años? Mi hermano me dijo que eso era imposible, ¡será cabrón! ¡Si yo por quedarme me quedo! ¡No te jode! ¿Dónde voy a estar mejor que aquí?

D.- Pero si no estás jugando. Te han ido apartando del equipo. Ves todos los partidos por la tele, ¿esto no es un poco triste?

R.- ¿Tu has visto la tele que tengo? ¿Tu crees que no se ve bien el futbol en esta tele?

D.- Claro, claro, ahí tienes razón. Pero nosé, yo pensaba que a lo mejor te sabía mal no jugar. Como eres tan bueno y todo ese rollo...

R.- ¿A tu te sabría mal cobrar para ver por la tele como otros hacen tus entrevistas?

D.- Pues la verdad, un poco mal si que me sabría. A mi me gusta mi trabajo.

R.- (riu com un boig) ¡Me gusta mi trabajo dice! Eres un cachondo, esto es lo que me gusta de tí.

Apareix Roberto de Assís per la porta de la sala. Automàticament Ronaldinho s'aixeca de la butaca i posa les mans enlaire. El germà de Ronnie el toca per tot arreu i li agafa la cartera, així com també alguns bitllets i monedes que té escampats per diferents butxaques. Tot seguit se'n va. “Voy a tomar algo”. Ronaldinho torna a seure.

D.- ¿Y eso?

R.- ¿El qué?

D.- Ah no, nada nada... vamos a seguir. ¿Como crees que se va a tomar la afición del Barça tu marcha del club?

R.- Pueden hacerse una paja en la tribuna del campo si quieren.

D.- ¿?

R.- Es que nosé a qué te refieres.

D.- ¿Crees que te recordaran con simpatía? ¿O van a odiarte por la forma como has desaprovechado estos dos últimos años en el equipo?

R.- Sí sí, ya te había entendido. Ya te digo que si quieren se la pueden pelar con unas pinzas.

D.- De acuerdo. Vamos a ver por lo menos a Ronaldinho jugar otra vez con los colores del Barcelona?

R.- (visiblement nerviós). Estoy lesionado tío. Estoy lesionado.

D.- Vale vale, ¿pero no llegarás para jugar almenos unos minutos en el último partido de liga o algo por el estilo?. Como para despedirte.

R.- Esto lo lleva mi hermano.

D.- Bueno Ronnie, creo que no vamos a sacar nada en claro. Podrías mandar por lo menos -y ya para terminar- unas palabras a la afición del Barcelona que estará leyendo mañana esta entrevista en mi blog?

R.- Que les folle un pez.

D.- Gracias Ronnie, espero verte pronto.

M'aixeco de la cadira i em despedeixo d'ell i de la seva mare. Després de menjar-me les natilles que insistentment m'ha volgut donar sa mare, surto per la porta i pujo al cotxe. El noto una mica més baix. Se m'acosta un dels barbuts amb camisa de pana i em demana disculpes. “Perdona, hemos tenido que quitarle las ruedas a tu coche, no es nada personal, cosas de Roberto...”.

Demano un taxi i marxo.

0 comentaris: